sábado, 15 de diciembre de 2012

VALLEJO DERROTÓ 2-0 A MELGAR EN AREQUIPA


El Capo: Feliz retorno

John Hinostroza había estado ausente ante Unión Comercio, pero en este cotejo ante Melgar volvió a la volante poeta para darle a esa línea la solvencia que se necesitaba en u

n partido que aparentaba ser difícil. El hermano del 'Churre' es de esos pocos volantes de marca que tiene un buen panorama de juego. A ello podría sumársele la movilidad que mostró en Arequipa. Muchas veces pisó el área contraria. Y una muestra de ello fue cuando de sus pies salió el pase para la definición posterior de Carlos Solís, sobre los 32', en la apertura del marcador.

La clave: Brillaron por su ausencia

No se podría objetar el triunfo de la César Vallejo que se llevó los tres puntos de Arequipa de manera merecida. Sin embargo, está claro que el trámite del partido se le facilitó en algo con las ausencias que debió afrontar Melgar tras el accidentado empate ante la San Martín en Lima la fecha pasada. Sin Carvallo, sin Contreras, -y especialmente- sin Meza Cuadra, Melgar no supo hilar, sobre todo en temas ofensivos. Esa inoperancia que no pudo resolver solo Di Cosmo, se transformó en seguridad para el cuadro trujillano que dejó su campo para atacar con todo lo que tenía. De ahí que Sánchez, Sotil y hasta Hinostroza merodeaban el área 'Dominó' buscando al 'Karioka' Velázquez y 'Malingas' Jiménez, los cuales generaban peligro en cada intervención, especialmente este último que marcó el definitivo 0-2 a los 61' tras una buena asistencia de Paolo De La Haza.

El golazo: Saben a qué juegan

La Vallejo tiene un libreto bien aprendido con el 'Chino' Rivera. Es un equipo letal en ofensiva. Y si el rival titubea, peor. Con licencias o no, eso no está en discusión. Los dos goles fueron casi un calco, aunque el primero nació de balón parado, a diferencia del segundo. Y es este último el que más lució. Johan Sotil enfrentó la marca de dos hombres de Melgar y el balón quedó picando. A la carrera, 'Arrocito' Sánchez sacó un centro pasado al que sorpresivamente llegó Paolo De La Haza por derecha. Este, solo tuvo que colocarla para la llegada de 'Malingas' Jiménez, el cual solo tuvo que aguantar la marca de una zaguero arequipeño y empalmar el derechazo imposible para Juan Pablo Begazo.

La cancha: Con retraso

Al inicio del partido, el marco de público no era de los mejores. Para la interesante campaña que viene haciendo Melgar -al margen de la derrota- las tribunas lucían con poco público. Sin embargo, a medida que los minutos transcurrían, iba llegando más gente. Aparentemente, no todos estaban del todo enterados que el partido iniciaba a las 15:00; y no a las 15:30 como parecieron entenderlo algunos en la UNSA.

El debut: ¿Y despedida?

Ya había ingresado como alternativa en algunos encuentros, pero jamás había iniciado las acciones. Sin embargo, en esta ocasión, el delantero argentino Nicolás Amerise recibió la venia de Zamora para ir desde el vamos para cubrir un puesto que para nada pasó desapercibido: el del 'Torito' Antonio Meza Cuadra. La vara pues, le quedaba alta al espigado atacante.

La calamidad: Elefante blanco

Pero si en Arequipa, Amerise aún tenía el beneficio de la duda, tras el primer tiempo que hizo ante Vallejo terminó por confirmar lo que se creía de él: de todos los argentinos que llegaron esta temporada a Melgar, es el que más discreto nivel ha mostrado. Su envergadura lo pinta como un delantero peligroso en el área rival, pero ese detalle es tan solo una apariencia, pues, sin mucho esfuerzo, Galván y Solís pudieron controlarlo. Eso hizo pensar a más de un seguidor de Melgar si no hubiese sido más conveniente que Zamora apostara por el arequipeño Renzo Váldez, como se venía voceando en la semana.

El tapadón: Los palos son así

No tuvo un recargado trabajo durante el partido. Para Marco Flores, fue un partido relativamente tranquilo. Pero en el primer tiempo tuvo una acción que pudo haber terminado en el empate parcial de Melgar, de no ser por un manotazo que desvió lo suficiente la trayectoria del balón luego que Roberto Carboni cobrara un tiro de esquina que se fue cerrando con destino al arco. Al Final, el parante terminó devolviendo el balón al campo, para el rechazo posterior de un zaguero trujillano.

Kazuki Ito: ¡Ay, Garay!

No era un partido para complicarse. Relativamente, el trabajo de Manuel Garay estaba dentro de lo aceptable. Algunos errores de apreciación en jugadas divididas que no daban para la polémica, a pesar que la tribuna -obviamente local- ya se exasperaba con él. Sin embargo, se complicó innecesariamente sobre el final cuando no había un por qué hacerlo. Melgar ya estaba resignado a su primera derrota como local. Y Vallejo solo esperaba a que los minutos pasarán. Pero un reclamo desde el banco local en contra del primer asistente Juan Triveño generó su intervención. Pero Garay "pisó el palito" ante algunas provocaciones de uno de los asistentes de Julio Zamora que le increpó un supuesto bajo desempeño. Ante ello, la reacción del juez principal -incorrecta a nuestra juicio- fue con una mentada de madre que se pudo observar a simple vista en el movimiento de labios que realizaba en ese momento. Ya los minutos finales fueron un concierto de tarjetas amarillas que provocaron su retiro del campo en medio de un fuerte resguardo policial por el túnel de salida visitante. Algo que no debió ocurrir si este no se complicaba innecesariamente.

dechalaca.com